Un estudio relativo a los datos de los usuarios de Fitbit muestra cómo la infección por COVID-19 afecta al cuerpo humano a largo plazo. El efecto más notable es la frecuencia del pulso en reposo de los usuarios, aunque tanto el sueño como el movimiento también se ven afectados por una infección por coronavirus.

  • Por término medio, el pulso en reposo tarda 79 días en recuperarse de una infección por coronavirus para volver a la normalidad.
  • También se observan efectos significativos en los niveles de sueño y actividad.
  • Los rastreadores de fitness podrían permitir la detección temprana en el futuro.

El estudio analizó a 875 usuarios de Fitbit que presentaban síntomas de enfermedad respiratoria aguda. De ellos, 234 dieron positivo en la prueba de COVID-19, mientras que 641 no lo hicieron. Para investigar los efectos de la infección por coronavirus, el SRTI (Scripps Research Translational Institute) compararon los cambios a largo plazo de los signos vitales registrados por los dispositivos portátiles.

El cambio más evidente que se observó fue el de la frecuencia cardíaca en reposo. Tras la aparición de los síntomas, los individuos infectados con COVID-19 tuvieron una frecuencia cardíaca en reposo elevada durante una media de 79 días. En 32 individuos (13,7 por ciento), la frecuencia cardíaca en reposo se elevó en más de cinco latidos por minuto durante más de 133 días. Estos pacientes recuperados también tienden a ser enfermos que documentaron síntomas más graves durante el estudio.

También hubo efectos medibles tanto en el sueño como en el recuento de pasos. Después de una media de 24 días, el sueño había vuelto en gran medida a la normalidad en aquellos que dieron positivo. La actividad física tardó una media de 32 días en volver a los niveles normales.

TE RECOMENDAMOS  Apple Watch Series 7: ¡Precios y pedidos anticipados!
efectos a largo plazo de covid

La frecuencia cardíaca en reposo, el sueño y los niveles de actividad pueden tardar bastante tiempo en volver a la normalidad tras una infección por coronavirus. La curva azul muestra una enfermedad respiratoria sin una prueba COVID-19 positiva, mientras que la roja denota un resultado positivo / © SRTI

Los datos se recogieron en el marco de un estudio realizado por el Scripps Research Translational Institute (SRTI) entre marzo de 2020 y enero de 2021. Un total de 37.146 personas participaron en ese estudio para proporcionar datos a largo plazo de sus dispositivos wearables. En principio, el tema me parece sumamente apasionante, como hemos visto en los últimos meses con la aplicación de alerta de coronavirus y otros programas similares. Hay mucho potencial de controversia.

Por cierto, también mencioné los wearables y las pandemias con el entonces cofundador de Withing, Cédric Hutchings, allá por 2017. En aquel entonces, la cuestión era cómo los datos recogidos por los dispositivos wearables podrían utilizarse para rastrear la propagación de enfermedades dentro de la población.

¿La conclusión? Técnicamente, no sería un gran reto, aunque sí lo sería desde el punto de vista organizativo. Y desde el punto de vista organizativo, significa que hay que recopilar los datos y colocarlos en una ubicación central para poder analizarlos; y hacerlo cumpliendo las leyes de protección de datos y privacidad para garantizar la seguridad de los mismos.

¿Proporcionarías (o quizás ya lo haces) los datos de tus rastreadores de fitness para ayudar a frenar la propagación de una enfermedad o para ayudar en la investigación de una enfermedad? Espero una discusión (civilizada :D) sobre este tema en los comentarios.

En otra nota relacionada, me pareció fascinante ver El propio estudio de Fitbit sobre cómo se puede diagnosticar la COVID-19, si es necesario, a través de los datos que suelen recoger los rastreadores de fitness.

Ingeniero Técnico Informática por Universidad de Sevilla. Tech Lead en Indra. Redacto sobre la actualidad tecnología móvil, Android, el mundo de los smartphone y todo lo relacionado con la informática. ¡No te pierdas nada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *